Haz tu parrilla regulable de barbacoa

Una de las cosas más importantes a la hora de hacer una barbacoa es poder dar a cada alimento la cocción justa para cocinarse. De eso dependen muchos factores, la potencia de nuestras brasas va a ser uno de ellos, pero la altura es el más importante, y el poder regularla imprescindible ya que la potencia de la brasa cambia según van pasando los minutos y poder ajustar la altura de nuestra parrilla se convierte en algo esencial si quieres dar el toque profesional a tus alimentos.

Esta parrilla que os presentamos va a hacer de sobra su función pese a lo sencillo de su construcción, se puede complicar, mucho más, pero como puedes ver su función la completa de una manera indistinguible de la profesional.

Para hacer esta parrilla vamos a necesitar ángulo de 20 x 20, varilla de 6 mm y cable de acero de 3 mm, todo en acero inoxidable, y también te presento una manera ingeniosa y extrañamente sencilla de hacerla regulable que va a hacer que te explote la cabeza al verlo.

Primero, cortaremos el ángulo a 90º para hacer un marco con él.

Lo punteamos y, cuando lo tenemos, revisa la escuadra y comenzamos a soldar. Nunca sueldes todo un lado de golpe o retorcerá demasiado la soldadura, haz pequeños trozos por cada lado cada vez.

Una vez soldado el marco, cortamos las varillas y las soldamos en el interior del marco a 20 mm entre centros de cada una.

Dejaremos una para el nervio central a la que le haremos bocados a 20 mm para encajar mejor las varillas y que nos resulte más cómodo soldar.

¡Ya tenemos nuestra parrilla! Ahora toca hacer la sujeción.

Taladramos en las esquinas por donde vamos a meter nuestro cable de acero. Esto es esencial para nuestro el sistema de elevación. Metemos el cable y, con los prensacables, le hacemos las lazadas y la unión. Probamos la estabilidad y ya solo queda hacer el sistema de freno.

El sistema de freno lo haremos con un tubo al que le mecanizaremos un hueco para el tornillo y un corte en ángulo para que no enganche al girar.

Cuando tengamos los dos frenos, buscamos un tubo redondo resistente unos milímetros más pequeño que el del sistema de freno, le roscamos unos tornillos para anclar la bajada y otros dos para sujetar el cable de acero del sistema de elevación.

Si colocas los tornillos de freno a 180º en el tubo tendrás mucha más precisión a la hora de dejar en la altura que quieres tu parrilla.

Ahora solo queda que le des caña a esas brasas y disfrutes de la tranquilidad que te da el poder elegir sin problemas la altura a la que quieres cocinar.

Dejar un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.