Galletas de avena y chocolate de algarroba

Uno de los problemas más difíciles de superar cuando te dejas el gluten es el del estreñimiento, y no solo si te dejas el gluten, es el mal que más se extiende en nuestro mundo de estrés continuo, de comida prefabricada y de bebidas poco saludables que hacen que nuestra microbiota intestinal se estremezca en nuestro interior y se refleje en pequeñas y duras bolitas de heces que hacen que ir al baño cada día sea un calvario.

Por todos estos motivos quiero presentaros una receta llena de fibra que va a hacer que el paso por el baño deje de ser una pesadilla. El ingrediente principal, la avena, es uno de los aportes de fibra mejor indicados por nutricionistas para aliviar los problemas de estreñimiento, también es un alimento antiinflamatorio que ayudará a nuestro intestino a trabajar mejor y con el aporte de almendras le vamos a dar una bomba de calcio, proteínas, vitamina E más una innumerable lista de beneficios que va a hacer de tu desayuno un chute de energía difícil de igualar con otro tipo de alimento.

Ingredientes:                                                                                            

  • 150 g de harina de avena.
  • 150 g de avena en copos.
  • 150 g de almendra rallada.
  • 20 g de harina de algarroba.
  • 110 g de panela.
  • 60 g aceite de oliva virgen extra.
  • 60 g de aceite de coco.
  • 60 ml de Anís Tenis.
  • 20 g de semillas de lino.
  • Una cucharadita de bicarbonato.

Lo que vamos a hacer antes de comenzar es poner en cuencos los ingredientes; la harina de avena junto con las semillas de lino las pondremos en un cuenco ya que la mejor manera es que la hagas tú misma con un molinillo, en otro ponemos la almendra molida la harina de algarroba y la cucharadita de bicarbonato, en otro el aceite de coco derretido junto con el de oliva y el anís y, por último, el de la panela.

Ahora buscamos un robot mezclador, también se puede hacer a mano, y ponemos la panela, los aceites y el anís.

Una vez mezclado añadimos el cuenco de harina de algarroba, harina de avena, bicarbonato, semillas de lino picadas y almendra rallada para mezclar de nuevo.

Cuando tenemos todos los ingredientes bien mezclados añadimos los copos de avena para acabar de mezclar y ya tenemos la mezcla de nuestras galletas.

Ahora solo falta poner en una bandeja de horno un papel de horno y hacer pequeñas porciones con forma redonda para hornear nuestras galletas a 180 grados durante 15 minutos.

Una vez se enfrían ya se puede guardar en un bote y disfrutar todas las mañanas de un buen desayuno o de un sano tentempié cada vez que nos entra hambre.

Dejar un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.